lunes, 23 de febrero de 2009

El extraño caso del P4

Foto: Claudio Fuentes Madan

A las 7 y media de la mañana en el noticiero invitan a selectos personajes de los diferentes ministerios para que expongan criterios, expliquen situaciones, propongan soluciones etc. Esta mañana uno hablaba del transporte. La verdad es que empecé a verlo incrédula de sus palabras, pasé por la risa y por el enojo, saqué mis cuentas y acabé por apagar el televisor.

Ya hace tiempo que hablo sola con el televisor, se ha vuelto un hobby íntimo. Es mi forma de establecer una polémica verdadera con el estatus quo: ellos hablan y yo les respondo, es muy divertido. Con el único que no hablo es con Randy, porque sería caer demasiado bajo.

Pues el tipo fue muy claro, habló incluso a título personal. Casualmente, él coge la misma guagua que yo y a la misma hora que yo. Sin embargo, paradoja incomprensible, no tiene ningún problema para montarse, nunca se atrasa y viene medio vacía. Decidí que quizás la cogía en sentido opuesto al mío, pues de lo contrario, tendría que asumir que vivimos, él y yo, en mundos paralelos: en mi mundo el p4, si llega, viene repleto y a veces no lo puedo ni coger; en el de él, el trayecto Vedado-Playa es un placentero tour.

Pero eso no fue todo, después sacó unas cuentas muy raras, según parece el número de pasajeros que utilizan los transportes públicos ha aumentado en un 50% en toda Cuba gracias al aumento de carros (no sabemos qué por ciento representó el cálculo anterior, ni tampoco la fecha tomada para marcar la diferencia entre los dos). Luego que en Ciudad de La Habana el aumento fue de un 48%. No dijo cuánto había aumentado para el resto de Cuba, por lo que me quedé con la duda de lo que representaba ese 50 a nivel nacional si quitamos La Habana.

Confesó, consternado, que de manera incomprensible aun y a pesar del aumento de guaguas y de condiciones, los viajes interprovinciales habían disminuido. Quizás los analistas, tan agobiados con las cifras, olvidaron que los pasajes de esas guaguas casi triplicaron su precio y que viajar de provincia a La Habana muy complicado si no aclaras exactamente a qué vas, por cuánto tiempo y dónde te quedas.

Lo mejor fue para cerrar, muy comprensivo concluyó que la gente llega tarde al trabajo porque no se planifica bien (no es un chiste, lo dijo textualmente) y nos aconsejó sabiamente para que tomásemos medidas (supongo que tamaña ineptitud no se corresponda con este pueblo).
Hay que tener la cara muy dura para decir eso en plena televisión cubana. Sinceramente, espero que le den pronto un carro, y que lo asciendan y le den otra tarea, que aunque sea más oscura, al menos nos librará de sus absurdas reprimendas matutinas.

8 comentarios:

  1. Claudita, muy bueno este post también! Imagino que tipos como este algún día tendrán que disculpase públicamente.

    Te dediqué mi último post en el blog, espero que me perdones el atrevimiento.

    Saludos

    Juanca

    ResponderEliminar
  2. Compañerita Claudia, usted tiene que entender que los compañeros de la provincia y el partido se estan "sacrificando" para garantizarle el transporte a la población...blah blah blah.

    Esa separación entre "dirigentes sacrificados" y "dirigidos indolentes" con la correspondiente trova la escuche asi, des-carnadamente (literal :-), por primera vez en lo que los habaneros llamabamos La reunión de los gordos allá por los comienzos de la década de los noventas.

    Como dice el refrán: Perro huevero aunque le quemen el hocico... y que hocico mas feo tienen esos cabrones! Un saludo cordial para Claudia. NG

    ResponderEliminar
  3. En el comunismo la culpa siempre es del pueblo, el sistema es infalible al igual que el jefe,

    ahora alguien evidencia publicamente la estupidez del sistema y sus esbirros, antes decian todas estas estupideces y los que no se las creian se quedaban en silencio, el resto lo cree, es lo triste, la gran masa es estupida, es asi, no quiero ofender pero los pueblos en general no son inteligentes, y el fincionamiento de la sociedad depende de quien hizo las leyes y como se regulan y controlan los mecanismos que hacen que las leyes se cumplan, en eso radica la genialidad y el exito del sistema de estados unidos, porque el pueblo americano, la gran masa, es tan estupida como cualquiero otro pueblo, no hablo de individuos, que nadie se sienta ofendido o aludido

    ResponderEliminar
  4. Puedo imaginarte frente al televisor y platicando con el, conociendote, esa imagen es perfectamente viable.

    Muy buen post, loca.

    Laura, Mx

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué bueno que le saques el humor a la cosa, mi hija!
    Te imagino de plática con el televisor... de todos modos no grites mucho, que nunca se sabe quien te oye.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Ese es un mandao que si no dicen lo que le mandan lo tronan, pero lo peor es que después muchos como el salen en los programas de miami contando batallitas. Que han sido dirigentes de aquí, de allá y parecen como atontados. Te preguntas, por gente inepta y cobarde como esta Cuba esta como esta. Las personas inteligentes y con criterio propio no están con la revolución; o están en la disidencia o se van del país. Y la revolución desde el principio no escogía a los dirigentes por cualificación, sino por méritos revolucionarios y el que a estas alturas sigue siendo revolucionario es idiota. ¿Es Cuba un país dirigido por idiotas? Ahí queda la pregunta.

    ResponderEliminar
  7. Entes como este cacareador matutino pertenecen al socialismo como las moscas a la mierda.

    ResponderEliminar
  8. Señores vivo fuera de Cuba hac un tiempo. Me he quedado sorprendido con esto: "y que viajar de provincia a La Habana muy complicado si no aclaras exactamente a qué vas, por cuánto tiempo y dónde te quedas". ¿Alguien puede argumentar esto o demostrarlo? Es que me parece increible.

    ResponderEliminar