sábado, 7 de febrero de 2009

Mi amigo el argentino

Foto: OLPL

Mi amigo el argentino nació en Marianao. Era escritor, fotógrafo y friki, se casó por el año 2000 con una argentina y se fue para Buenos Aires, entonces fue que descubrió el engaño: él era argentino de pura cepa y no un pobre artista cubano.

Unos años después vino de visita, sólo estuvo en mi casa una vez porque un amigo lo trajo: me confesó que tenía mucho miedo coger boteros (taxis particulares de 10 pesos), porque como él era extranjero podía pasarle cualquier cosa. También me comentó que estaba muy emocionado con el nuevo congreso de la Asamblea Nacional (nuestra asamblea muy original, para ser parte de ella hay que tener los 80 años cumplidos y haber pertenecido al partido comunista desde los 3) y me aseguró que habrían cambios, pero no dijo cuáles. Hizo alusiones a nuestra situación, pensaba que no estábamos tan mal, para demostrarlo, me dijo que allá había que ahorrar un poco para comprarse una computadora y que los obreros eran unos imbéciles porque hacían huelgas por cualquier cosa y se ponían camisetas del Ché por puro esnobismo, sin saber en realidad quién era el Ché, sin conocer su ideología y su heroica trayectoria. Aseguró que el socialismo era lo mejor para un país y que Cuba iba por el buen camino, que a pesar de todo teníamos educación y salud gratuitas y que mal que bien, se comía…me hubiera gustado ver con él el documental “Buscándote Habana” de Alina Rodríguez, pero por la época no lo tenía a mano.

Cuando Ciro llegó se puso crítico, dijo que odiaba Porno Para Ricardo y que yo estaba en la obligación de haberle advertido. Seguramente yo estaba siendo monitoreada y no era conveniente que lo vieran conmigo (quería hacer negocios con Cuba), no quiso ir a G (nunca había ido y pensé que le gustaría ver el nuevo lugar de los frikis), tampoco quiso ir a conocer a mis amigos. En privado se arriesgó a proponerme ir a tomar unas cervezas, pero me rogó que prescindiéramos de mi novio.

Nos despedimos como dos extraños, con la certeza de que no nos volveríamos a reencontrar, porque no se puede uno volver a encontrar con quien no conoce. No lo extraño, aunque a veces lo recuerdo; no me duele que haya cambiado tanto, sin embargo me da tristeza que ya no escriba, que ya no tire fotos.

11 comentarios:

  1. Este muchachito se contagió de una enfermedad endémica que sufren muchos argentinos de pequeña clase media, antiguos izquierdistas vergonzantes devenidos en progresistas. Lamentablemente es incurable. Suele ir asociada, en la mayoría de los casos, con otra patología no menos preocupante, el boludismo snob. Zona de desarrollo: Capital Federal y Gran Buenos Aires (en Argentina, claro)
    La mejor prevención, varias miles de millas de por medio.
    Rubén Raúl Guillet, Córdoba (a 700 kilómetros de la pandemia)Argentina.

    ResponderEliminar
  2. Claudia, es que tu novio es impresentable,ese ciroooo, ñooo, ta loco cantidad. Y sus amigos,pa que te digo, son unos anormales.

    Y el argentino conocio al exhibixionista de Claudio?

    Laura, MX

    ResponderEliminar
  3. Otro más bajo el embrujo de CIRCE. Igual es el nombre de un "Capricho Argentino", sinfonía compuesta de pócimas distorcionadoras. Descuida. Sólo se escuchará la misma cuando anuncien el óbito, y se dé paso a unas celebraciones solemnes por el Tirano desaparecido por completo. De momento cuentan con su sombra. Alargada como un ciprés con comején, desde sus inicios. El mal no es otro que castroenteritis. Saludos

    ResponderEliminar
  4. Argentino o no (aqui en España 3/4 de lo mismo...)es tremendo lo barato que sale ser pro-comunista o mirar hacia otro lado ante los crímenes de esta gentuza.....

    De todas maneras lo de tu amigo "es tela" habiendo nacido en la Isla... siendo "argentino" debería ir a un buen psicólogo ya que su caso tiene todas las trazas de necesitar una ayuda "profesional"...

    Joaquín

    ResponderEliminar
  5. No te olvides, Claudia, que el socio quiere hacer "negocios" allá. Así conozco yo alguno que otro, que defienden la caldera del infierno bien lejos de ella mientras hacen dinero a costa de tantos hermanos achicharrados. Que se le va a hacer, hay de todo en la viña del Señor, como decía mi abuelita.

    ResponderEliminar
  6. Se puede decir q el tipo tiene "Sindrome Munchhausen a la criolla" creo q lo leí en el Guamá.

    ResponderEliminar
  7. juanito el caminante8 de febrero de 2009, 17:21

    claudita deja la bobera vieja que amigo de que que argentino de que ese tipo lo que queria era pasarte por la piedra mijita tu pareces nueva en la materia.

    ResponderEliminar
  8. El tipo tiene todos los sintomas del
    "infantilismo de izquierda". Ese sindrome esta haciendo tremendo estragos en Amarica Latima. Debido ase sindrome Nicaragua tiene a Daniel, Venezuela al loco Hugo, Ecuador a Chayan,etc etc etc. Hasta ahora no tiene cura. El pobre me da pena con el...

    ResponderEliminar
  9. Buenas Claudia:

    Hay quien olvida de donde viene, ese piensa asi porque quiere hacer negocios en Cuba.De friki a hombre de negocios, imaginate.

    Yo conoci a uno que era mejicano por herencia, se caso con una cubana, y cuando murio la abuela en Mexico le dejo una pequena herencia. "No big deal" como dicen los norteamericanos.

    El hombre se fue a vivir a Mexico con su novia cubana y cuando regresaron de visita se casaron en Cuba. Fueron al Hotel Vedado (esto fue en los 90)a un Colmao que habia alli, un supuesto amigo mio me invito.

    El nuevo hombre de negocios no pudo entrar y la cogio con el capitan por no dejerlo entrar,yo pense ahora si que esto se jod..

    Pude hablar con el capitan y convencerlo. Al fin entramos y le eche tremenda refriega, se molesto conmigo pero no me importo su desenfreno, para mi valia mas el capitan pasando trabajo como yo en esa isla que el improvisado hombre de negocios mejicano.


    El supuesto amigo mio, los invito a la pareja a comer,dias despues, algo que al menos con mis padres nunca hizo a pesar que mis padres y yo le resolvimos muchisimos problemas porque el era huerfano de padre y su mama ganaba muy poco.

    Sabes hoy le agradezco a Dios que eso haya pasado ahora se que ese nunca volvera a ser mi amigo ni yo amigo de el.

    Sientete dichosa que Dios te quito a ese tipo de tu camino que se cree que en Cuba puede comprar a todo el mundo.

    Yo se que hay mucha necesidad pero las almas nobles de la America Latina y de Espana cuando van a Cuba como turista por error, tratan de ayudar como pueden.

    De esas cosas tu y tu novio van a encontrar unas cuantas asi que alertas y si se aparece de nuevo: votenlo!lo mas calmados posible, eso es una rata queriendo ser dirigente.


    Sinceramente,

    Julio R. Gonzalez Jr.

    ResponderEliminar
  10. El ser humano quiere ver sus sueños plasmados en alguna realidad. De ese modo se gana la certeza de que el sueño es posible, y se puede tomar nota de la vía para alcanzar ese sueño.

    Ese deseo de ver los sueños plasmados en alguna realidad es tan intenso, que muchos se empeñan en ver espejismos.

    Para mucha gente Cuba es el espejismo donde quieren ver la sociedad ideal, radicalmente distinta, que ansían para sus propios países.

    Lo malo es que sólo es un espejismo.

    Lo malo es que no tenemos ningún modelo real a nuestro alcance.

    Lo malo es que tenemos que tener tanta fe e imaginación como para hacer un mundo mejor, sin tener ningún modelo que podamos imitar.

    Lo malo es que al intentar imitar a un espejismo podemos copiar lo peor de él.

    America Latina está llena de visionarios immitando espejismos.

    Así le va.

    Hay que usar otras vías. Como dijo Yoani:

    "Un mundo posible es mejor."

    Gabriel

    ResponderEliminar
  11. Qué tristeza de amigo Hargentino...
    Sí, eso de ser de izquierdas es tan fácil en todos lados, cuando no se han sufrido ciertas cosas en carne propia. A todos estos incluso puedo perdonarlos como ingenuos (que no lo son y lo sé, pero no me gusta odiar). Más a los que tienen la audacia de olvidarse de lo que han sido una vez que ponen sus patitas de cerdos en otro país... a esos no puedo menos que detestarlos a muerte.

    (Conste que yo ni siquiera me intereso mucho en política, pero esto de volverse de izquierdas a los veintitantos y luego de haber crecido en Cuba es sencillamente monstruoso)

    ResponderEliminar